Moving time  4 saat

süre  5 saat 34 dakika

Koordinat sayısı 4289

Uploaded 20 Mart 2019 Çarşamba

Recorded Mart 2019

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
3.356 m
2.102 m
0
10
21
41,19 km

98 kere bakıldı , 1 kere indirildi

yer La Alvania, Santander (Republic of Colombia)

Con los primeros rayos de sol, dimos nuestros primeros giros a los pedales, para ir en búsqueda de una misteriosa langosta, en la vecina Albania, mas exactamente en el poblado del Hatillo y allí llegamos después de una vía rural serpenteante, pero en buenas condiciones.

A media mañana arribamos al pequeño pueblo y disfrutando de un anhelado desayuno, para devolverle el alma al cuerpo, unos continuamos y otros regresaron, después de haber recorrido ya, un poco más de veinte kilómetros. Llegar allí no fue fácil para mi, pues desde los primeros momentos de la ruta, no tenía la fuerza necesaria como para alcanzar, al menos a la mitad de la prueba, pero al llegar al Hatillo, insistía a mis compañeros en seguir. Veo que el GPS no ha grabado bien, desde la partida hasta aquí, entonces decido solo grabar hasta las antenas. (50% del recorrido)

Lo que venía era de terror, porque eran ascensos de placa huellas, trochas y caminos muy elevados, en los que poco a poco me alcanzaban, para sobrepasarme. Aquí el nivel era de otro mundo para mi, lo que para ellos, podría perfectamente ser una rutina imperceptible. Quienes me rebasaban, mujeres y hombres que como yo, disfrutan del ciclomontañismo, me dejaban un saludo y su ánimo, para seguir.

Incluso los carros de apoyo o escobas, me alcanzan y me invitan a abandonar, para recuperar energía, borrar el pálido tono de la cara y poder ver el resto del paisaje desde la ventana de uno de esos camperos 4x4 en una cómoda silla. Por su puesto, con la sorpresa de ellos, rechazo amablemente la posibilidad y pido que no me esperen, aunque he sabido aprovecharles para recargar agua y poder seguir ya en la más absoluta soledad, como en la mayoría de mis aventuras, sin más compañía que la música de algunos recuerdos, mis pastillas de las once en punto, mi necedad y mi escasa fuerza en las piernas.

después de horas de ascenso y panorámicas que hacían ver los pueblos, como de juguete, podía sentir como poco a poco la neblina llegaba y el oxígeno se hacia de rogar; como los últimos árboles aparecían entre la blanca niebla y se volvían a esconder. Ya esas odiosas flores amarillas del Retamo Espinoso que ahogan los frailejones como plaga, se hacían omnipresentes.

Recibo una llamada de Wbeimar, hermano de batallas de mi familia de Búfalos Rugby Tunja, preguntando si todo andaba bien y con voz tranquila, le convenzo de que así era, pero aun faltaban algunos kilómetros para llegar y las fuerzas cada vez eran más ausentes. Aun no estaba listo para este nivel, pero ¿Qué importa? ya no hay marcha atrás y tendré que llegar a esos 3350 metros de altura.

Con más de tres horas de desventaja con respecto a mi amigo Tomas de Moniquirá Boyacá, quien llegara en las primeras posiciones, por fin alcanzaba esa meta y veía el fastuoso bosque de los centenarios frailejones, más altos que he visto en mi vida, pues alcanzaban más de los dos metros y sobresalían victoriosos, sobre su vecina y odiosa maleza que les asediaba y adornaban esa cima, mucho mejor que las antenas de comunicaciones del ejército y su base militar contigua.

Por fin estaba en esa cima y como en años atrás, también me maravillaba, sin importar cuantas veces la alcance, porque siempre será difícil llegar a ella. Un soldado me detiene y me requisa el equipaje, yo a cambio le entrego lo que quedaba de avituallamiento y comienzo el descenso, aunque seguramente ya todos estén en Santander y sea imposible alcanzarles.

Me equivoqué, pues, luego de entrar a la iglesia de Saboyá, veo que algunos de ellos, quienes después de comer, están en una esquina esperando, para tomar la vía central y descender a Santander, a Puente Nacional, a casa. La sorpresa de algunos al verme y preguntarme si estoy bien, se enmarcaba con un horizonte que al norte, se pintaba de inevitable aguacero. Luego de sortear el tráfico y la angosta vía, en medio de una torrencial tormenta, llegamos y con el terremoto corporal, que provoca el frío y una medalla por haber terminado esta dura prueba, agradecí el hecho de no tener fuerzas, ni siquiera para rendirme y coronar aquella distante y alta meta.

Me han deseado aptitud y me ha faltado y me auguraron actitud y me ha sobrado, para así, equilibrar la balanza. Doy gracias por que con las nubes me he codeado una vez más.
Dini mimari

Vda Sabaneta, Albania Santander

manzara

Cerca a la meta

zirve

Páramo de Telecom, Antenas de Saboyá Boyacá

7 yorum

  • Fotoğraf Oscar Upegui

    Oscar Upegui 22.Mar.2019

    Que buena ruta compañero y muy buena. Crónica, acompañada de unas muy buenas fotos, felicitaciones amigo, un privilegio sin duda poder ver esos fraile Jones de dos metros de altura, siempre he querido tomarle una foto a una emblemática planta de esas y aún no he tenido la fortuna.

  • Fotoğraf DXMARIUS

    DXMARIUS 23.Mar.2019

    Aquí o en Ocetá son fáciles de apreciar estos Gaches o Frailejones como los llamaron los españoles. Gracias por la valoración de la ruta amigo Oscar y por acá bienvenido siempre.

  • Fotoğraf diegono

    diegono 28.Mar.2019

    Parcero. Con esta crónica tuya cada vez me convenzo de que el músculo más fuerte que tenemos es el cerebro. Y por más duro que se ponga el camino tenemos que dar la batalla y aguantar el dolor al máximo para al fin alcanzar la meta propues sin preocuparnos por los tiempos. Un abr y para adelante guerrero

  • Fotoğraf DXMARIUS

    DXMARIUS 29.Mar.2019

    Gracias Diegono un abrazo

  • Fotoğraf Esneider Román

    Esneider Román 08.Nis.2019

    ¡GUERRERO!: Una palabra que se queda corta, gran admiración, tenacidad de sobra, Saludos.

  • Fotoğraf ciclomuisca

    ciclomuisca 09.Nis.2019

    Buen relato, las pajaras son el indicador de lo tercos que somos por amor al arte o la bici en este caso.

  • Fotoğraf DXMARIUS

    DXMARIUS 24.Nis.2019

    Gracias Esneider y Ciclomuisca por valorar la ruta y por la apreciación. Un abrazo amigos

You can or this trail