-
-
909 m
833 m
0
2,6
5,2
10,37 km

2114 kere bakıldı , 22 kere indirildi

yakınında: Salamanca, Castilla y León (España)

Salamanca-Huerto Ignacio por el Marin-Cementerio

El jardín ´oculto´ del Tormes que creó y cuidó el señor Ignacio, sigue vivo.
Año y medio después de su fallecimiento, varias personas han tomado el relevo.

Sin más ayuda que sus manos y unas sencillas herramientas y con el rumor del Tormes como único testigo, Ignacio invirtió 14 años de su vida en convertir pizarra, madera y diversas especies de árboles y arbustos en un oasis que sólo se presenta ante los ojos más curiosos. Un regalo que los fieles al lugar no quisieron que se echara a perder tras el fallecimiento, hace más de año y medio, de este hombre que dejó su huella incluso en quien no llegó a conocerle. Por eso, varias personas se encargan ahora de cuidar de este jardín ya sin dueño y en tierra de nadie.

Al visitante lo reciben decenas de garrafas de agua, repartidas aquí y allá. Algunas están todavía a punto de rebosar. Quien las haya llenado habrá repetido los pasos de Ignacio, descendiendo por las escaleras de pizarra de pasos gruesos que conducen de forma natural hacia el río. Bajar liviano para después desandar el camino cuesta arriba y cargado tantas veces como imponga la sed de las plantas. "Sé de un vecino de Tejares que viene de vez en cuando a regar", dice Miguel Ángel, que visita por primera vez este lugar después de un paseo en bicicleta.

Conservar este espacio no es tarea fácil. Hay que organizarse. "Hay un hombre que trae un motor para llenar las garrafas de agua. Y si se va de veranero, avisa de cuándo no está para que quien se las encuentre pueda regar las plantas", explica José Antonio de Arcos. Su relación con Ignacio comenzó a fraguarse al tiempo que el jardín iba cobrando forma. "Un día de Año Nuevo vine por esta zona, lo conocí y desde entonces empezamos a charlar cada vez que me acercaba por aquí", recuerda.

Tres plantas de pita resisten el azote del calor al lado de maceteros de plástico que ya sólo acogen tierra seca deseosa de albergar vida en su interior. A su lado, contrasta el verde que exhiben con orgullo los pequeños arbustos de una maceta todavía húmeda. No hay duda: la vida del jardín depende del altruismo de quienes sienten como suyo este parque. Y eso que Ignacio dio nueva vida a los neumáticos para transformarlos en macetas que retienen el agua.

"Las últimas veces que hemos ido hemos visto las flores un poco más pachuchas, pero los árboles están bien", comenta Ana Irene López, presidenta de la Asociación de Vecinos de Huerta Otea. Desde este colectivo ya han organizado un par de marchas para que la gente conozca este lugar.

El tiempo también corre en contra de las barandillas de madera y de los diversos miradores que Ignacio dispuso formando un pequeño laberinto que fuerza nuevas perspectivas en cada ocasión. "Los pasamanos están un poco más deteriorados", dice Ana Irene López. "La caseta está un poco peligrosa, no es muy estable, y hay que tener cuidado", alerta José Antonio de Arcos. Le falta una capa de barniz que libre a la madera de la podredumbre y del Sol, incluidas las casetas para pájaros y el pequeño altar a una Virgen de Fátima que ha conocido momentos mejores.

Pero para colaborar en el mantenimiento de esta infraestructura artesanal lo primero es llegar sin perderse. "Han puesto un hito con piedras en el camino. Yo antes me equivocaba muchas veces", comenta José Antonio de Arcos, quien se lamenta de que la afluencia de personas haya ampliado el camino de acceso. "Pronto podrán entrar hasta los coches, mientras que antes era de ancho en lo que cogían los pies", explica.
No se sabe cuál será el destino final de este lugar o si este movimiento altruista tendrá fecha de caducidad. "Es como las casas vacías que, aunque las cuiden, envejecen y mueren", sentencia José Antonio de Arcos. Para que esto no suceda, varios mensajes dan fe del compromiso de respeto y cuidado que adquiere quien pisa este jardín. "No dejemos que esto desaparezca", suplica uno. "Gracias, Ignacio", dice otro. Mensajes que devuelven a Ignacio un poco de lo que dejó.

Texto sacado de una publicación en : http://www.lagacetadesalamanca.es/salamanca/2015/08/02/jardin-oculto-tormes-creo-cuido-senor-ignacio-sigue-vivo/150807.html

Yorumlar

    Bu rotaya veya rotayı